Economía

Compartir
Vota:
economia - ovino

Ovino

El sector primario cobra un valor fundamental en la economía de los habitantes de Lascuarre ya que la mayoría de explotaciones agropecuarias son familiares. De las casi 3.200 hectáreas del término municipal, aproximadamente un tercio (unas 1100 hectáreas) se dedican al cultivo principalmente de cereales y de forma más escasa otros cultivos herbáceos, oleaginosas, olivos, almendros y vides. El pinar del Ubago ocupa unas 800 hectáreas y fue fruto de la Forestación Estatal realizada en el año 1953 (ICONA). El resto de extensión del municipio es ocupado por barrancos, monte bajo, prados, pastizales y sotobosque.

La agricultura es de secano en su totalidad y predomina el cereal de invierno, sobretodo la cebada aunque existen otros cultivos que diversifican la producción: trigo, girasol, avena, guisantes, etc. También se cultivan de forma minoritaria árboles frutales, almendros y olivos para autoconsumo y todavía permanece una pequeña viña que rememora el pasado cuando estos cultivos dominaban la producción agraria.

Otro pilar fundamental que acompaña a los cultivos es la ganadería que ha experimentado un auge en los últimos años. Existe gran diversidad en el ganado que sale de las granjas de Lascuarre predominando el sector porcino. El ganado avícola, el vacuno y el ovino también ocupan un lugar destacado. Otras producciones más minoritarias son la producción de miel (apicultura), una explotación cunícola y la cría de equinos para actividades recreativas.

Existen otros recursos naturales que son aprovechados para complementar la economía local: la producción de leña doméstica, la recogida de plantas para fragancias esenciales y la recolección de la escasa producción setas y trufas.

La construcción ha sido un sector de gran tradición en la historia del municipio en los últimos 40 años. En la actualidad existen tres empresas consolidadas desde hace años que realizan trabajos en Lascuarre y en pueblos vecinos.

El sector del transporte está representado por una empresa familiar que se dedica al transporte de ganado porcino desde hace más de 30 años.

Cabe destacar la presencia otros sectores más “industrializados” como la Carpintería Pérez desde hace unos 20 años y la Panadería Vidal que produce pan y repostería con renombre en toda la comarca.

El sector artesanal se estableció hace años y se ha consolidado en el entorno.
Existe un taller de cerámica, un horno que elabora productos alimentarios naturales y una tienda de artesanía que elabora y vende esencias.

El centro social (bar) se abre durante todo el año y el bar de las piscinas en periodo estival (de junio a septiembre).

Tras la Guerra Civil y el éxodo masivo a las ciudades desde los años 40 hasta los 70, el cultivo de las tierras fue abandonado por los propietarios de las mismas. En ese momento histórico comenzó a abundar la figura del arrendamiento, que era y es el canon que paga el agricultor al propietario por el derecho a cultivar su parcela.
Los arrendamientos animaron la actividad económica y aumentó la superficie a cultivar de cada agricultor. No obstante la mecanización agraria supuso la disminución del trabajo físico y la necesidad de menos mano de obra. Hoy por hoy, muchos de los vecinos que partieron en busca de un mejor futuro mantienen sus propiedades y sus arriendos con los agricultores locales. Así pues, la tierra, tan apegada a la idiosincrasia ribagorzana; sigue cumpliendo su labor de cohesión entre vecinos. Dada la progresiva diferencia de altitud a medida que nos acercamos al Prepirineo, la maduración de los frutos, y sobretodo del cereal, varía en algunas semanas. Este proceso, a pesar del renombrado cambio climático, sigue produciéndose en la actualidad. Esto posibilita que la cosecha del cereal sea progresiva y que las máquinas puedan comenzar la siega en junio en la “tierra plana” (Somontano de Barbastro, Cinca y Litera) e ir ascendiendo en altitud hasta acabar en el mes de Agosto en cotas superiores a 1000 metros de altitud cerca del Turbón.

En el pasado, cuando se cosechaba de forma manual con la daya, los jornaleros comenzaban la siega en Capella o Lascuarre y ascendían a Castigaleu, Monesma y Cajigar a finales de Julio para acabar en Iscles o Soperún en Agosto.

Contenido multimedia

  • Vacuno

    Vacuno

  • Porcino

    Porcino

  • Construcción

    Contrucción

  • economia - construccion

    Construcción

  • economia - caprino

    Caprino

  • economia  - avicola

    Avícola

  • economia - avicola 2

    Avícola


 

Ayuntamiento de Lascuarre - Huesca 974 54 42 86  ccmar@movistar.es Abierto los martes y viernes.

 


Siguenos en: Agreganos a tus RSS
  • Diputación de Huesca

 

Ayuntamiento de Lascuarre - Huesca 974 54 42 86  ccmar@movistar.es Abierto los martes y viernes.